Nuestra Historia


Pizarras La Baña S.A. nació el 9 de Mayo de 1984 en La Baña (León), con Antonio Amable Martínez como fundador, una empresa familiar destinada a la producción y comercialización de pizarra natural.

Ha ido creciendo progresivamente hasta convertirse en un referente en el mercado mundial.

Exportando a paises como Gran Bretaña, Francia o Alemania, e incluso fomentando nuevas expansiones a mercados tan exigentes como EE.UU. o Canadá, ahora de la mano de su esposa y socia fundadora Catalina Gonzalez Carbajo.

Como un producto de calidad, la principal función de la pizarra ha sido la construcción de cubiertas, techos y muros, y a lo largo de los años ha pasado a ser un elemento arquitectónico fundamental.

Más de 35 años de historia reflejan una amplia experiencia y reputación en la manufactura de la pizarra de todos los tipos y tamaños, destacando por su línea estéticamente innovadora, minimalista y elegante, de trazos puros y armonía perfecta, fusionando la nobleza y sensualidad de los materiales en un diseño único.

También cabe destacar la dedicación absoluta a la investigación y desarrollo del producto cuya finalidad siempre ha sido obtener la mejor calidad del mercado para una mayor satisfacción del cliente.


Origen Geológico


En todo momento, y en todos los países donde han existido depósitos, la pizarra se ha utilizado en la construcción, este fue el caso en España, Inglaterra, Irlanda, Alemania y Francia. Sin embargo, es en España donde encontramos los depósitos más bellos e importantes del mundo.

La explotación industrial comenzó a principios del siglo XX en una región española especialmente deteriorada por la naturaleza, León, ubicada en el noroeste de España, que concentra el 70% de la producción nacional. Esta hermosa pizarra solicitada en toda Europa, se exportará a principios de los años 60 a todos los países que tienen esta tradición ancestral de construcción. Incluso hoy en día, España es el mayor productor de pizarras del mundo.

La pizarra es un material que tiene múltiples beneficios.

Es un material que le permite personalizar su techo y darle más alma, un techo de pizarra Baña se instala fácilmente por un techador experimentado, que puede hacer hermosas cubiertas. Es un edificio duradero, no es raro ver techos de 100 años de antigüedad cuando están cubiertos con pizarra de calidad, lo que no es el caso con otros materiales para techos. La pizarra Baña es impermeable, incombustible, inalterable y ofrece una gran resistencia mecánica.

Es resistente a las heladas, nieve y aire marino. Es un material natural, que presenta un excelente equilibrio ecológico, a diferencia del cemento de fibra de teca o pizarra. Se encuentra en la naturaleza, en León. No requiere cocción para ser fabricado. Es un material económico, cuando se compara el costo de adquirir la pizarra con la vida útil de la pizarra. Además, agrega valor a su propiedad. ¡Invertir en pizarra significa invertir en una apuesta segura! Es un material que no requiere mantenimiento.